El objetivo de esta mesa es ofrecer una panorámica amplia de las diferentes concepciones ontológicas que han recorrido y recorren la filosofía en su relación con la construcción y la deconstrucción de la subjetividad y, en consecuencia, con los diferentes modos de aprehender el mundo. En su engarce con la metafísica, la ontología se nos muestra inseparable de las condiciones de posibilidad del conocimiento y su transmisión pero, también, del conocimiento de nosotros mismos así como de la relación con el otro. En su raíz ―esto es, en tanto que estudio del ser― la ontología abarca históricamente un amplio campo de problemas fundamentales para la filosofía atravesando las más diversas líneas de pensamiento.

Ahora bien, la Edad Moderna abrió la senda para una interrelación fuerte entre ontología y sujeto disponiendo la transcendentalidad de la razón universal e inaugurando el paradigma de la representación y la dicotomía sujeto-objeto. En cambio, el pensamiento contemporáneo tachado de postmoderno ―noción que suscita muchos debates y controversias por su vaguedad y posible relativismo― se sirve de la ontología para arrasar la subjetividad y ahondar, no ya en sus condiciones de posibilidad, sino en las condiciones de posibilidad de su desfondamiento.

En esta mesa, por tanto, queremos incidir en esta línea ontológica que trunca las expectativas de la representación hacia el progreso moral y científico-técnico de la humanidad, realizando una crítica deconstructiva de hondo calado. Desde el ‘pensamiento de la diferencia’ francés con Derrida, Foucault o Deleuze al ‘pensamiento débil’ de Vattimo o el neopragmatismo rortyano, teniendo en cuenta también los vínculos con filósofos precedentes como Heidegger, Nietzsche Wittgenstein, etc.